Blogs Composteláns
Concello de Santiago

O blog de paco

Personaliza estes textos no teu panel de preferencias

Tradiciones nupciales pasadas y presentes

Las bodas y los casamientos no siempre se han celebrado como se hacen hoy en día. 

Algunas de las costumbres que damos por supuesto que se practican desde hace mucho tiempo, no son tan antiguas. El ramo de flores, el vestido o los deberes de los invitados, han ido variando con el paso de los años.
Tradiciones nupciales pasadas y presentes. Hay cosas que nunca morirán. 

El vestido de la novia es blanco. Ahora es siempre blanco, pero no era así hace algún tiempo. Hasta la segunda mitad del siglo XIX, en nuestro país, la mayoría de mujeres se casaban con trajes de color negro o verde. Eran los colores que se relacionaban con los enlaces nupciales. En alguna ocasión también se usaban trajes de color rojo. El blanco no se empezó a usar hasta la segunda mitad del siglo XX.
Ahora ya no se usa el velo y se opta más por un buen peinado, pero antiguamente, este se asociaba a la pureza de la novia, y era indispensable en cualquier enlace. Es una tradición adaptada y recogida de las bodas árabes. 

Otras costumbres curiosas son las de la dote y el ajuar. La dote era un pago que realizaba la familia de la novia a la del novio por el casamiento. Hoy es muy típico en las bodas hindúes pero poca gente sabe que aquí también se practicaba. Una cosa del todo arcaica.
Antaño, se ataban unas latas al coche de bodas por la creencia absurda de que alejaban los malos espíritus.

Ahora ya nadie se acuerda, pero se hacía y mucho. También las decoraciones y el ambiente de estas celebraciones, solía ser muy recargado. En cambio, hoy los decoradores y Wedding Planners suelen buscar ambientes más lineales, limpios, y rodeados de naturaleza. 

Hace muchos años, el ramo de la novia solía hacerse de hierbas del bosque y de ajo para alejar las malas vibraciones y las energías negativas de la pareja y de las dos familias. Tampoco se lanzaba. La novia se lo entregaba a quien ella quisiera al finalizar el banquete.
Otro tema es el de las arras. Aún se usan en bodas de familias muy religiosas. Eran trece monedas que se entregaban a los novios para simbolizar la fortuna y aportarles buena suerte. 

Una costumbre que, para la gran mayoría de gente, ya ha pasado a mejor vida.
Siempre se ha dicho que en las bodas hay unas directrices que tienen que seguir los invitados en cuanto a su vestimenta. Deben llevar algo nuevo, algo viejo, algo azul y algo prestado. Lo nuevo hace referencia al futuro. Lo viejo al pasado. El azul simboliza la felicidad y la fidelidad de la pareja. Y por último, dicen que llevar algo prestado es un presagio de buena suerte. Esta era una tradición centenaria que ya no se practica en la mayoría de los enlaces y celebraciones.

Lo único que queda claro, es que el tiempo pasa y las tradiciones cambian con él. Eso es inevitable, bonito y digno de estudio. Es parte de nuestra cultura.

Tags:

por paco, 12:38 14/09/2018